12 mar. 2011

Como un ave que cruza el aire claro, siento hacia mi venir tu pensamiento y acá en mi corazón hacer su nido.
Ábrase el alma en flor; tiemblan sus ramas como los labios frescos de un mancebo en su primer abrazo a la hermosura; cuchichean las hojas; tal parecen lenguaraces obreras y envidiosas,  a la doncella de casa rica
en preparar el tálamo ocupadas.
Ancho es mi corazón, y es todo tuyo.
Todo lo triste cabe en él, y todo cuanto en el mundo llora, y sufre, y muere!
De hojas secas, y polvo, derruidas ramas; lo limpio; bruño con cuidado cada hoja, y en los tallos; de las flores los gusanos y el pétalo comido separo; creo el césped en contorno y a recibirte,  pájaro sin mancha,
apresto el corazón enajenado!

No hay comentarios:

Publicar un comentario